lunes, 6 de octubre de 2014

Pregunta sobre el Ebola a la Ministra de Sanidad. 9 de septiembre de 2014.

videoPREGUNTA SOBRE LAS MEDIDAS QUE HA PLANIFICADO Y PUESTO EN MARCHA EL MINISTERIO DE SANIDAD,  PARA PREVENIR LA 
PENETRACIÓN DEL VIRUS DEL ÉBOLA EN EL ESTADO ESPAÑOL Y PARA COLABORAR EN COMBATIR IN SITU LA EXTENSIÓN DE LA EPIDEMIA DE FIEBRE HEMORRÁGICA DEL ÉBOLA EN LOS PAÍSES SUBSAHARIANOS AFECTADOS.


El señor PRESIDENTE: Preguntas para la señora ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Pregunta de don José María Cazalis. Tiene la palabra su señoría.
 
El señor CAZALIS EIGUREN:
Arratsalde on mahaiburu jauna eta senatori jaun-andreok.

Vayan por delante las condolencias de mi grupo a los familiares del señor Pajares, víctima de ébola este verano y a su congregación. Y vaya también por delante nuestro reconocimiento y agradecimiento a todas aquellas personas, religiosas o seglares, que están arriesgando su vida en África, así como a todos los profesionales sanitarios del Estado que están muy atentos para detectar y combatir con solvencia cualquier caso que pudiera surgir aquí.
Señorías, señora ministra, no quisiera pecar de alarmista pero tampoco podemos pecar de imprudentes. 
La directora general de la OMS afirmó hace una semana que el número de defunciones por ébola en la epidemia actual superaba el total de fallecidos en todas las anteriores epidemias juntas desde el descubrimiento del virus por el equipo del doctor Piot en 1976.
Los reportes de la OMS señalan que para el 24 de julio se habían confirmado 1093 casos de infección en 3 países, con un resultado de 660 decesos. El 4 de septiembre el número de infectados ascendía ya a 3685, con 1841 defunciones. Se pasa de 1093 casos a 3685 en cuarenta y dos días. 
También resulta preocupante que en esos cuarenta y dos días la epidemia se haya extendido a otros 2 países: Nigeria y Senegal, con 21 y 1 infecciones onfirmadas respectivamente y 7 decesos.
Señorías, este hecho puede no preocupar demasiado en Suecia o en Dinamarca, pero sí debería preocupar en España. 
¿Por qué? 
No solo por el enorme número de ciudadanos con pasaporte español, religiosos y seglares, que desarrollan su impagable labor en las zonas afectadas, tanto en el ámbito sanitario como en muchos otros, sino también porque estos países son el origen de muchos de los inmigrantes legales y, sobre todo, de los inmigrantes que intentan, y a veces consiguen, entrar en el Estado español de forma ilegal por conductos no controlados y difícilmente controlables. 
Más concretamente, por la arribada de yolas, pateras e incluso barcos mayores a las costas del archipiélago canario, procedentes en su mayor parte de las costas del sur de Mauritania, de Senegal o de Cabo Verde.
Pero no solo es esto. Ustedes saben que los primeros síntomas de la fiebre hemorrágica del ébola son muy parecidos a una infección viral venial que curse con cierta afección gastrointestinal; un cuadro que puede pasar desapercibido si no se contempla la posibilidad de un contagio previo o se conoce que el paciente procede de las zonas de epidemia declarada.
Por esto, señora ministra, es imprescindible volver a meter a los inmigrantes ilegales que residen en el Estado dentro del sistema de salud. Esto supone la necesidad de modificar de forma urgente la legislación vigente para restituir a los inmigrantes no regularizados su derecho a la salud y devolver al resto de la población la tranquilidad de saber que todos estamos protegidos, por activa y por pasiva, por el sistema público de salud.
Por otro lado, es imprescindible prevenir, esto es, intentar atajar el problema in situ, en África, independientemente de las operaciones más o menos exitosas, sobre todo a nivel mediático, de repatriación de los nacionales españoles para que reciban aquí el tratamiento adecuado. Desde la directora general de la OMS, hasta el propio doctor Piot, pasando por la comisaria europea de Cooperación Internacional o el director del CDC, el centro de control y prevención de enfermedades de Estados Unidos, han avisado de que la epidemia se va a recrudecer y agravar, más aún si no se actúa en África de forma inmediata y contundente. El director del CDC americano ha declarado que el virus del ébola ha superado las medidas que están aplicando actualmente en África occidental. El drama ya es muy importante, pero puede ser de proporciones todavía mayores, si añadimos al cuadro los movimientos poblacionales y la carencia de alimentos e incluso la hambruna.
Europa, y especialmente los países de entrada como España, deberían hacer un esfuerzo económico especial, además de los 181 millones de dólares anunciados por la Unión Europea, e incluso desplegar en la zona unidades civiles y militares capaces de controlar los posibles nuevos focos de infección y garantizar así la no expansión de la epidemia en África.
Sobre todos estos aspectos es sobre los que creemos que se deben tener ya confeccionados planes y proyectos, y solicitamos que el Gobierno nos los explique.
Porque, señora ministra, los imprevistos siempre surgen cuando no se tiene nada previsto y no quisiéramos que en un tema tan vital como este se cumpliera el dicho.
Muchas gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Cazalis.
Tiene la palabra la señora ministra.

La señora MINISTRA DE SANIDAD, SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD (Mato Adrover):
Gracias, señor presidente.
Señoría, el brote de la enfermedad por virus del Ébola declarado por la OMS como emergencia de salud pública de importancia internacional el día 8 de agosto es hoy considerado el de mayor magnitud de los que se han producido hasta ahora. En la actualidad hay casos en 5 países: Guinea Conakry, Liberia, Sierra Leona, Nigeria y, uno, en Senegal.
Señor Cazalis, el riesgo para nuestro país se considera muy bajo y, además, le recuerdo que la atención a las enfermedades transmisibles e infecciosas se engloba en las políticas de salud pública y, por tanto, son aplicables a toda la población en general y no a uno u otro grupo de riesgo, de manera que puede usted estar tranquilo en este sentido.
El Gobierno, desde el primer momento, ha adoptado todas las medidas de salud pública que eran necesarias, a través de un protocolo de actuación basado en las recomendaciones de la OMS, del Centro de Control de Enfermedades Europeo y contando con la colaboración de los servicios de salud de las comunidades autónomas y de todas las sociedades científicas implicadas.
Además, hemos implementado un procedimiento para la detección precoz de viajeros con sospecha de enfermedad del Ébola procedentes de países afectados, con medidas en puertos y en aeropuertos.
Hemos difundido información actualizada a la población sobre la situación del brote y recomendaciones para los viajeros y para los residentes españoles en las áreas afectadas.
Por otro lado, señoría, hemos puesto en marcha un registro para la vigilancia y el seguimiento de la situación de todos los cooperantes en las zonas de riesgo, también a su retorno.
Asimismo, se evalúa y se actualiza el riesgo para España desde el Centro de alertas y emergencias del Ministerio de Sanidad. Hasta la fecha, como usted sabe, 8 comunidades autónomas han investigado a 14 pacientes que cumplían con la definición de caso sospechoso —uno de ellos en el País Vasco— y las pruebas realizadas en el Instituto de Salud Carlos III han resultado todas negativas. La única persona infectada por el virus en España fue repatriada desde Liberia y, lamentablemente, falleció el pasado 12 de agosto.
Señoría, desde el primer momento hemos garantizado la coordinación nacional y también la coordinación internacional y se mantiene comunicación permanente con la OMS, el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades y la Comisión Europea, fundamentalmente a través de nuestra participación en el Comité de Seguridad Sanitaria.
Señoría, el cumplimiento de los protocolos, la colaboración y la coordinación de todas las instituciones y el buen trabajo de los servicios de salud y de la red de alertas son la mejor garantía para evitar cualquier tipo de riesgo a la población, así como para la seguridad de los profesionales y para una correcta atención a los pacientes.
Asimismo, señoría, estamos colaborando con los países afectados a través de una contribución de respuesta humanitaria, de acuerdo con la evolución del brote. A Liberia hemos enviado ya, a través de Farmamundi, dos toneladas con material médico de urgencia y una unidad de respuesta de emergencias.
Señorías, en las últimas semanas creo que ha quedado patente la eficacia del Sistema Nacional de Salud, también de la red de alertas y de la alta cualificación científico técnica de los profesionales sanitarios españoles.
Simplemente quiero reconocer y agradecer la labor y dedicación de cada día de los médicos y
de todo el personal de enfermería, que este verano ha quedado perfectamente demostrada.
Muchísimas gracias.


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora ministra

No hay comentarios:

Publicar un comentario